Montar un Asador de Pollos

, por  EIE 215350

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito un asador de pollos

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es crear un Asador de Pollos

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto no exige grandes requisitos de formación, salvo para la persona encargada de la gerencia del negocio que deberá poseer formación o experiencia en la gestión de negocios de este tipo.

Normalmente el perfil más habitual en este tipo de negocio, para todos los empleados, suele ser una persona educada, orientada al servicio al cliente y con algo de experiencia. La formación no es imprescindible.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Este negocio necesita disponer de una amplia variedad de productos que permitan adaptarse a los distintos tipos de público. Los productos que se comercializan en el establecimiento se dividen en:

Oferta de bebidas: aguas minerales, refrescos, cervezas, etc.
Comidas: pollos asados, filetes, alitas de pollo, etc.
Complementos para los menús: ensaladas, patatas fritas, etc.
Postres.
El diseño de la oferta de productos deberá hacerse teniendo en cuenta cuál va a ser el público al que nos dirijamos. En este caso, se trata de ofrecer comida rápida aunque nunca debemos olvidar que la oferta debe ser variada e ir adecuándose a las necesidades y gustos de los clientes.

Esta oferta debe recogerse en una carta donde se indiquen los platos y su precio, así como la oferta de bebidas y postres. La carta debe estar cuidadosamente diseñada ya que influye en la imagen que se transmite del establecimiento. Para elaborar la carta habrá de considerar criterios de oportunidad. Para ello, hay que tener en cuenta la aceptación por parte de la clientela, la facilidad de preparación, la rentabilidad, la utilización de géneros locales y la temporalidad de los productos.

Por otra parte, la selección de los proveedores debe hacerse cuidadosamente ya que lo que se va a poder ofrecer a los clientes tiene mucho que ver con lo que se reciba de aquéllos, no sólo respecto al tipo o cantidad de los productos, sino también con respecto a las características de calidad, puntualidad, presentación, etc.

Tras la compra y recepción de las mercancías habrá que almacenarlos y conservarlos hasta que sean necesarios para la preparación.

Hay que tener en cuenta que en este tipo de negocios la actividad se concentra en los fines de semana.

EL MERCADO

Durante los últimos veinte años, el segmento correspondiente a restaurantes ha experimentado un fuerte crecimiento.

Los cambios demográficos y en los estilos de vida han conducido a una oleada de empresas de este tipo. Últimamente existe un creciente número de consumidores ocupados que no tienen tiempo o la inclinación de cocinar, y deciden cenar fuera o llevarse comida preparada a casa.

Según la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), el 70% de las personas que trabajan, comen en restaurantes de comida rápida. Esto es debido a las largas distancias que existen normalmente entre el lugar de trabajo y el hogar, y al poco tiempo de que disponen para desplazarse.

LA CLIENTELA

Los principales clientes de este negocio suelen dividirse en:

- Trabajadores que comen fuera de casa por trabajo o por no apetecerle ponerse a cocinar. El número de personas que comen fuera de casa ha aumentado debido a la incorporación de la mujer al mercado laboral.

- Turistas y público de fin de semana.

LA COMPETENCIA

Para el análisis de la competencia hay que distinguir varios tipos principales de competidores:

- Negocios de restauración de similares características a las nuestras ubicadas en la misma zona de influencia. Habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación del negocio.

- Otros establecimientos de comida rápida y servicio a domicilio: Se trata de establecimientos dedicados a la venta de comida y bebida con una oferta reducida y de fácil preparación (hamburgueserías, pizzerías,...) y establecimientos que elaboran comida para servir a domicilio.

- Grandes cadenas de franquicias: Pans & Company, Bocatta, Oh La Lá…
Bares, cafeterías, restaurantes, etc.: Ofrecen una serie de servicios sustitutivos y complementarios a la comida rápida.

Aquí hay que señalar que en muchos casos la existencia de competencia en la zona de influencia del local puede resultar beneficiosa pues genera afluencia de público.

PLAN DE VENTAS

Al inicio de todo negocio lo importante es darse a conocer, atraer a los clientes al local. Por ello, la publicidad y la información deben ser ágiles, claras, amplias y atractivas. Para ello, deben tenerse en cuenta distintas variables:

- El local debe tener una imagen tal que el cliente se sienta atraído y pase al interior. Debe cuidarse la decoración, limpieza del establecimiento, comodidad del mobiliario… consiguiendo que la imagen sea la propia de un lugar en el que el cliente busca un momento de descanso en su rutina diaria.
La forma de servir los productos a la clientela es muy importante, por ello hay que tener en cuenta la vajilla, cubertería, etc. que son elementos que también comunican la imagen del negocio.

- Es fundamental que el personal tenga cualidades para el trato con los clientes, la atención es básica para retenerlos.

- Uso de técnicas promocionales. El principal elemento de promoción fija es la carta con las especialidades del establecimiento detallando los productos. Debe ser atractiva pero, a la vez, manejable y fácil de leer.

- Otro medio muy utilizado es la publicidad en prensa local y las colaboraciones en guías o revistas especializadas en hostelería y restauración. Actualmente es muy frecuente la publicidad mediante la creación de una página Web propia. Una vía para darse a conocer son los portales de ocio y turismo que permiten incluir las direcciones y características de los locales de restauración.

- Además se pueden usar fórmulas de descuentos, regalos de promoción y métodos de fidelización como tarjetas de clientes, etc.

- El “boca a boca” es sin duda la publicidad más efectiva y gratuita. Los clientes que queden satisfechos con el producto y el servicio recibido, repetirán la visita al establecimiento y además lo comunicarán a sus conocidos.